sábado, 6 de diciembre de 2008

Sofia Gubaidulina - The canticle of the sun & Music for flute, strings and percussion (2001)

Sofia Gubaidulina nació en Chistopol (Tartaristán) en 1931. Estudió composición y piano en el conservatorio de Kazan, graduándose en 1954. Prosiguió sus estudios en Moscú en el conservatorio con Nikolay Peyko hasta 1959, y prosiguió sus estudios de graduación con Vissarion Shebalin hasta 1963.
Durante sus estudios en la Unión Soviética, su música fue etiquetada de «irresponsable» por su exploración con afinaciones alternas. Sin embargo, fue apoyada por Dmitri Shostakovich, quien al evaluarla en su examen final la animó a continuar por su «camino erróneo».
A mediados de los años 1970 Gubaidulina fundó Astreja, un grupo de improvisación con instrumentos folclóricos, con los compositores Victor Suslin y Vyacheslav Artyomov, alumnos suyos.
A inicios de los años ochenta Gubaidulina se hizo más conocida por el éxito obtenido por el violinista Gidon Kremer con su concierto para violín Offertorium. Después compondría un homenaje a T. S. Eliot, usando el texto de su obra maestra espiritual Four Quartets.
Vivió hasta 1992 en Moscú, después ha escogido como residencia principal Hamburgo, en Alemania.
En el 2000, Sofia Gubaidulina, junto a Tan Dun, Osvaldo Golijov y Wolfgang Rihm, fue comisionada por la Internationale Bachakademie Stuttgart para componer una obra para el proyecto Passion 2000 en conmemoración de Johann Sebastian Bach. Su contribución fue la Johannes-Passion (La Pasión según San Juan). En 2002 la continuó con su Johannes-Ostern (La Pascua según San Juan), comisionada por la Hannover Rundfunk. Las dos obras forman un "díptico" sobre la muerte y resurrección de Cristo, su obra más larga hasta la fecha.
En el año 2002 recibió el Polar Music Prize, un premio concedido por la Real Academia de Suecia de Música. Es miembro, entre otras asociaciones, de la Academia de las Artes de Berlín y de la Freie Akademie der Kunste de Hamburgo.
Se asombró de que su obra The Light at the End (La luz al final) siguiese a la Quinta Sinfonía en los Proms de 2005.

"No encuentro ninguna otra manera de explicar la existencia del arte que como un medio para expresar algo más grande que nosotros mismos. No puedo lograr una decisión musical simple, excepto con el fin de establecer una conexión con Dios. Si separase la meta religiosa de la musical, la música no significaría nada para mí."

La música de Gubaidulina está marcada por el uso de combinaciones instrumentales inusuales. En In Erwartung, combina un cuarteto de saxofones con percusión. Ha escrito obras para koto japonés y orquesta sinfónica.

"Soy una persona religiosa ... y por «religión» entiendo «re-ligio», y el «re-ligado» de un vínculo ... restaurando el «legato» de la vida. La vida se divide en muchas partes ... No hay ocupación más importante que la recomposición de la integridad espiritual a través de la composición musical."

A inicios de los años 1980, comenzó a usar la serie de Fibonacci como modo de estructurar la forma de una obra. La secuencia fue especialmente atractiva en cuanto da la base para la composición mientras aún permite «respirar» a la forma. Juega un rol prominente en obra como Perception, Im Anfang war der Rhythmus, Quasi hoketus y la Sinfonía Stimmen... Verstummen...).
Después las series de Lucas y del evangelista, secuencias derivadas de la de Fibonacci, fueron agregadas a su repertorio.

1-11. The canticle of the sun (1997)

12-14. Music for flute, strings and percussion (1994)

Descargar

(mp3-320kbps)

2 comentarios:

mrgnash dijo...

To my shame, I have to admit I have never heard of Sofia Gubaidulina before. Thankyou for introducing her work to me :D

Malunchi dijo...

You're welcome. Enjoy it!